lunes, 1 de junio de 2009

Primavera Sound (Parte I, Jueves)

 Llevaba ya unas cuantas ediciones queriendo ir al Primavera, aunque las circunstancias finalmente nunca no me lo permitieron. Con los años se ha perfilado como el mejor en su estilo, a pesar de la locura desatada con la aparición de festivales en cada pueblo de España. Pero el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio, incluso algún promotor de un famosillo festival de impostores se ha dado a la fuga este año a Brasil, donde no hay acuerdos de extradición, por deudas impagadas (verídico).

 Llegamos con el tiempo justo, del aeropuerto al hotel, duchita rápida y corriendo a por las entradas. Todo muy bien montado, sistemas informáticos para detectar quien entra y quien sale, tickets para bebida asistidos por ordenador con pantalla táctil, mapas repartidos con la situación de los escenarios y un horario (que se cumplía siempre a rajatabla, cosa de agradecer). Toca, como en cualquier festival, la pertinente cola para pillar los tickets de bebida (sin cerveza no hay concierto que valga) y de fondo escuchamos a The Vaselines tocar, que parecía que lo estaban haciendo bien.

 Ya con medio litro y comida en la barriga nos dirigimos a Yo La Tengo en el escenario principal, Estrella Damm, sonido terrible, lleno de gente y una intro de 10 minutos gratuita que convencerá a los más incautos. A tomar por culo, a por otra cerveza y a prepararnos para The Jesus Lizard en el escenario de ATP. Nos colocamos en un buen sitio y salen estos jefes de los 90 tocando unos riffs de bajo cojonudos. La guitarra, como en casi todo el festival (los técnicos de sonido debían ser todos bateras) apenas se percibía, una pena. El cantante, David Yow se dedicó a liarla y lanzarse repetidas veces a la gente, a pesar del espacio entre las vallas y el puteo de los seguratas. De no ser por el sonido, hubiese sido un concierto brutal, aunque salimos contentos.

 Más cervecitas y nos decidimos ir a ver a Jay Reatard al escenario de Ray-Ban y Vice, que sonó a mierda durante todo el festival. Salió el bueno de Jay sin el otro guitarra, todos con melenas de jevis, Flying-Vs, y con bastantes kilos de más. Un poco tristes. Se dedicaron a tocar singles de Matador y del Blood Visions, pero sin mucho acierto y en general haciendo un poco el ridículo. Una pena.

 Nos acercamos de nuevo a ATP a ver a Wooden Shjips, que ya habíamos visto este año y que sabíamos que no nos defraudarían. Delays de cinta, wah-wahs, teclados y psicodelia por un tubo. Geniales de nuevo, a pesar de repetir una y otra vez la misma línea de bajo montan una atmósfera que te deja con todos los esfínteres relajados. A pesar de ello, tuvimos que irnos a ver a Wavves, un chavalín de 21 años que ha hecho unos buenos discos de pop ruidoso. Quizás fuese por el sonido del escenario, por la buenísima producción de sus discos, pero sonó un poco sosainas, a pesar de que algunas canciones son tan pegadizas y buenas que nos amenizó los últimos cacharrinos y cervezas de la noche. A  las tres estábamos ya rotos y había que prepararse para los días venideros, así que despedidas y de nuevo al hotel a reposar mientras se escuchaba de fondo a Aphex Twin, el cual creo que tuvo un muy mal día viendo cómo le han puesto a parir desde todas las revistas y webs.

2 comentarios:

kast0l dijo...

De este festi hay ya opiniones para todos, parece ser (bueno, como para la mayoria de cosas)

A ver si el ex-barbas (ahora bigotes) se digna a escribir aprovechando que está en la madre patria


Muy buena review, espero impacientes las siguientes entregas.

Un placer tenerte aquí colaborando! Ya sabes que somos peña influyente


Mario

Miriam dijo...

He de añadir que en el recinto del Forum se respiraba un tufo importante, muy asqueroso. Intuimos que provenía de unas chimeneas que había unos metros más allá, o de tuberías, vaya usted a saber.